martes, 22 de febrero de 2011

Vicente Marrazzo



A cerca de lo que comenta Daniel,
y con la intencion de que se conozcan los hechos a traves de testimonios de quienes estuvimos en esa epoca, aporto mi comentario, con el fin de que no se manche la imagen del colegio
yo hice cuarto y quinto en el 64 y 65. al poco tiempo de llegar me entero que el rector, Sierra, recibia en su despacho a algunos alumnos, no eran muchos, yo porlo menos conoci tres o cuatro, que lo frecuentaban, seguramente habria mas. de lo que pasaba adentro, nadie conto nunca nada, nadie pregunto nunca nada, estos alumnos hasta donde yo se, nunca fueron obligados, pero obtenian ciertas ventajas. todos los alumnos sabiamos lo que pasaba, estoy seguro que tambien lo sabian los preceptores y los profesores, pero era mas o menos como lo que ocurrio tiempo despues en el pais, mientras no me jodan, yo no se nada, y si vos no trasponias la puerta del rectorado, nadie te obligaba a nada. es triste pero era asi, los alumnos no teniamos la funcion y el poder de cuestionar o denunciar al rector. hoy seria distinto, tal vez.
mi intencion no es otra que relatar los hechos como yo los conoci, pero habia culpables en todos lados, por accion u omision. el rector, con los demas tenia un trato correcto, y a la gran mayoria no nos importaba, porque pensabamos que la culpa no era solamente del chancho, sino de todos los que le daban de comer.
insisto, yo no defiendo a nadie, probablemente desconozco muchas cosas, pero queria contar lo que recuerdo, fue encarcelado en 1966, y condenado, lo mas terrible es que todos lo sabian.
el vicerrectos que no tenia nada que ver, era una extraordinaria persona, habra renunciado de verguenza, propia y ajena

No hay comentarios.: