lunes, 15 de junio de 2009

FABIAN ROLLANO



Una anécdota del primer día: resulta que estaban los granaderos pintando el colegio y en el patio, al lado de uno de los arcos, cerca del mástil había una lata de pintura de 5 litros. Yo sin darme cuenta, por supuesto, le di una patada y la volqué. Esa mancha siguió estando hasta el día en que terminé quinto y cada vez que pasaba por allí me acordaba, la mancha se hacía mas sucia y yo mas viejo,jejeje.
FABIAN ROLLANO.

No hay comentarios.: